Ven a probarnos... ¡GRATIS!

¿QUÉ ES EL TRX?

En los últimos años han aparecido en el sector del fitness y el entrenamiento deportivo un gran número de implementos desestabilizadores, provenientes sobretodo del sector de la rehabilitación, cuya premisa básica se basa en que mientras se está trabajando sobre ellos o con ellos, aumenta en gran medida la activación de la musculatura.
Entre estos se encuentran los implementos de suspensión, equilibrio, siendo el TRX uno de los más famosos. Este implemento se utiliza para la realización de distintos ejercicios mientras uno se encuentra sujeto a las cintas que lo componen, bien sea mediante la sujeción a los pies, como agarrado con las manos.

¿CUÁLES SON LOS PRINCIPALES BENEFICIOS?
Aunque nació con vocación de ser un entrenamiento militar, el TRX ha sido incorporado a las rutinas de entrenamiento desde actividades colectivas, como el baloncesto hasta los equipos de medicina deportiva, para mejorar la rehabilitación de determinadas lesiones.
Las principales ventajas son:
– Permite entrenar todo el cuerpo: la realización de ejercicios funcionales permite completar el trabajo con pesas tradicionales y mejorar la movilidad, la coordinación y la flexibilidad.
– Indicado para personas mayores: La amplia variedad de ejercicios hace que pueda adaptarse a las rutinas de las personas de edad avanzada y se use el TRX para ayudarles a que se muevan con libertad y sin miedo a caerse.
– Recuperación y disminución del riesgo de lesiones: Fisioterapeutas, médicos especialistas del deporte y de rehabilitación lo utilizan en los tratamientos de mejora. Además, con este entrenamiento se trabajan los músculos que permiten mantener la postura adecuada al realizar ejercicio, los músculos estabilizadores, lo que reduce el riesgo de que se produzcan lesiones, especialmente en deportistas que realizan de forma habitual entrenamientos con pesas.
– Ayuda frente a los problemas de espalda: El TRX incide especialmente sobre el core. Las partes del cuerpo que más trabajan son los músculos lumbares, abdominales y pecho. La práctica continua de este entrenamiento refuerza estas zonas y, como consecuencia, se reducen los dolores de espalda.
– Pérdida y control del peso: Al trabajar de una forma global, requiere un gasto de energía mayor.
– Aumento de la fuerza: La utilización del propio peso corporal aumenta la fuerza y tonifica todos los grupos musculares.
– Contrarresta la pérdida de masa ósea. Los ejercicios en el TRX puede ser de bajo impacto. Sin embargo, aporta las ventajas de las actividades y ejercicios donde se soporta peso y favorece que no se reduzca la masa ósea de las personas que siguen el entrenamiento.
Como se puede ver, es un gran ejercicio que desde GYM Retiro Sur recomendamos.
¡Contigo disfrutamos entrenando!