Ven a probarnos... ¡GRATIS!

En este post intentaremos explicar los principales tipos de Yoga que se practican en Occidente: Hatha, Vinyasa, Iyengar, Kundalini, Yoga Nidra, Nada Yoga, Bikram…

Hatha Yoga

Conocido como el “Yoga físico”, el Hatha Yoga está principalmente caracterizado por la realización de Asanas (posturas). Coincidiría con el paso 3 del Ashtanga Yoga (explicado en el post anterior), si bien también se realizan ejercicios de respiración (paso 4), concentración (paso 6), meditación (paso 7).

Los tres textos clásicos, más antiguos que se conocen y que tratan sobre el Hatha Yoga son:

  • Hatha Yoga Pradipika, de Suami Suatmarama, s. XV

  • Gheranda Samhita, de autor desconocido y finales del s. XVII

  • Shiva Samhita, de autor desconocido y escrito en el s. XVII o en el XVIII

Una sesión de Hatha Yoga moderno suele distribuirse en:

  1. Una primera parte de meditación o relajación inicial

  2. Unos ejercicios de calentamiento, habitualmente varias rondas de Surya Namaskar (Saludo al Sol) o Chandra Namaskar (Saludo a la Luna)

  3. La realización de Asanas, donde suele haber al menos 1 postura de los siguientes tipos: de fuerza, invertidas, de torsión espinal, de estiramiento anterior, de flexión posterior, de estiramiento lateral, de equilibrio

  4. La relajación final

Pero también, a veces, se intercalan o sustituyen ejercicios por otros de respiración (Pranayama) o meditación (Dhyana).

Las asanas del Hatha Yoga se realizan de forma suave, lenta y con cierta permanencia en ellas (tiempo en la postura). En la fase de calentamiento se pueden realizar también lentamente o de forma fluida, según los objetivos que se quieran conseguir.

Vinyasa Yoga

Conocido también como Ashtanga Vinyasa Yoga, habría sido desarrollado por Krishnamacharia en el s. XX basándose en los conocimientos adquiridos de su maestro y en un supuesto texto antiguo, ya desaparecido, el Yoga Karunta de Vamaná Rishi.

Es un yoga que también se puede considerar dentro del Ashtanga Yoga, pero que se diferencia principalmente del Hatha en que las posturas se realizan de forma más fluida (menor permanencia en la postura), siguiendo una secuencia lógica en función de la postura precedente y del objetivo a alcanzar en cada sesión.

Yoga Iyengar

Desarrollado en el s. XX por B.K.S. Iyengar, se puede considerar que es una variación del Hatha Yoga. Se caracteriza principalmente por la perfección en el alineamiento de la postura y la permanencia en ésta (mayor tiempo que en Hatha Yoga). Es un tipo de yoga bastante más exigente, desde el punto de vista físico, que el Hatha, pero su práctica lleva a un mayor conocimiento e interiorización de las asanas.

Por supuesto, el practicante también intenta seguir los 8 pasos del Ashtanga Yoga.

Kundalini Yoga

Si bien el Hatha Yoga se centra más en las posturas (Asanas), sin olvidarse de la respiración (Pranayama), de los Mantras (frases o sonidos) o de la Meditación (Dhyana), el Kundalini Yoga se centra más en estos 3 últimos aspectos, usando además Bhandas

(cierres),  Mudras (posturas de manos), Kriyas (secuencia de ejercicios enfocada a la limpieza de los canales energéticos),… sin olvidarse de las posturas, puesto que su objetivo es movilizar las energías internas del cuerpo, principalmente la conocida como Kundalini Shakti y representada simbólicamente por una serpiente, que habitaría dormida en la base del primer chakra (centro energético ubicado en el perineo).

Este yoga participa de la mayoría de los principios del Rāja Yoga, aunque también de los del Karma o Bhakti Yoga (según los maestros)

Nada Yoga

En el s. XX dos famosísimos científicos formulaban unas teorías que explicaban determinados fenómenos de la Naturaleza que, curiosamente, tienen mucho que ver con el Yoga, especialmente con el Nada Yoga: por un lado Albert Einstein, a través de su más famosa fórmula E=MC², nos aclaraba que toda la Materia es Energía y que toda la Energía es Materia; por otro, Werner Karl Heisenberg formulaba su Principio de Incertidumbre que decía que el hecho de observar un fenómeno cualquiera, hacía que éste modificase su normal desarrollo o consecución.

Sin embargo el Nada Yoga, conocido como el Yoga del Sonido, ya venía siglos observando y aceptando esto: que el Sonido (vibración, una forma de energía) interfiere en nuestros cuerpos, en nuestra mente y en nuestro espíritu.

Partiendo del considerado como sonido sagrado que quiere manifestar el sonido del universo (la sílaba Ohm) y siguiendo con los sonidos de instrumentos musicales, la voz humana y cierto tipos de música, el Nada Yoga pretende emocionarnos, inspirarnos y conmovernos para ayudar a alcanzar ese objetivo común a todo tipo de Yoga, el de alcanzar la unión de cuerpo, mente y espíritu.

Yoga Nidra

Se le conoce como el Yoga del sueño y trata de conseguir el “sueño consciente”, es decir, poder meditar manteniéndonos en el estado de “duermevela”, ese momento intermedio entre la consciencia plena y el sueño propiamente dicho. Como se ve, es otro tipo de meditación que nos da también los mismos beneficios: mejora de la capacidad de concentración, conocimiento, memoria, creatividad,…

Deriva la antigua práctica tántrica Nyasa y fue adaptado a la práctica moderna en el s. XX por Swami Satyananda Saraswati.

Bikram Yoga

En el s. XX también, como varias corrientes modernas de Yoga, Bikram Choudhury cayó en la cuenta de que la práctica del Yoga era más beneficiosa para el cuerpo si se realizaba en un ambiente con calor, pues éste relajaba más los músculos y los hacía más flexibles y la exudación ayudaba a eliminar toxinas, haciendo que el resto de sistemas corporales (sanguíneo, linfático,…) funcionasen más activamente en esos momentos, es decir, se potenciaban los efectos físicos del Yoga.

Así pues, partiendo del Hatha Yoga, desarrolló y patentó una serie de 26 asanas en un orden concreto, que serían realizadas en una habitación a 40º C de temperatura durante 90 minutos. Debe ser, por lo tanto, realizado en centros especialmente acondicionados para ello. Si vas a probarlo, lleva una toalla y prepárate para sudar.