Ven a probarnos... ¡GRATIS!

El dolor cervical, causas y síntomas

En nuestra columna vertebral podemos diferenciar tres zonas.

La zona lumbar con 5 vértebras, la parte dorsal con 12 y la zona cervical con 7 vértebras.

El dolor cervical, causas y síntomas

La zona cervical suele ser la que más sufre ya que se conecta directamente con la cabeza siendo la parte más implicada en las actividades cotidianas.

Además, por el cuello pasan una enorme cantidad de vasos, nervios y órganos vitales y sin embargo no solemos prestarle la atención que se merece. Los músculos de la zona cervical se encargan de sostener nuestra cabeza en todo momento durante todas nuestras tareas diarias.

El dolor cervical es debido a una alteración en la curvatura natural, llamada lordosis, de estas siete vértebras.

Se puede producir por diferentes razones pero frecuentemente están relacionadas con nuestras actividades rutinarias.

Al pasar el tiempo, debido a las rutinas, el trabajo y las diferentes actividades que realizamos, vamos adoptando diferentes patrones corporales que se transforman en posturas permanentes. El estrés, las malas posiciones al dormir, las actividades sedentarias y el uso prolongado del ordenador son algunas de las causas del dolor cervical.

También los movimientos bruscos y movimientos inadecuados son causantes de la aparición de problemas cervicales.

A veces, la continuidad o la urgencia por completar determinada actividad, nos llevan a realizar malos movimientos o sobreesfuerzos que comprometen la columna y traen consigo lesiones y dolores en esta zona.

El stress, las preocupaciones y el nerviosismo provocan tensiones que se somatizan en dicha región, provocando la inflamación de los músculos que afectan a la lordosis de las cervicales.

También puede causar dolor cervical las posiciones adoptadas en respuesta a un dolor previo, estas posiciones pueden conllevar nuevos dolores ya que las cervicales pueden no estar correctamente posicionadas.

Otro factor importante que interviene en la aparición del dolor cervical es la mala postura al dormir, además de la falta de relajación ante el sueño.

Y por supuesto los golpes y lesiones debidos a prácticas deportivas o accidentes, provocan dolor cervical con asiduidad.

Dentro de la sintomatología del dolor cervical encontramos: dolores frecuentes de cabeza y en el área cervical, irradiación hacia brazos, hombros, manos y dedos, contracturas en cuello y espalda y sensación de hormigueo y debilidad en hombros y manos.

Estos síntomas se deben a la inflamación de los músculos del cuello y de la parte dorsal, además tanto el trapecio como el romboide son músculos que se contracturan fácilmente. Aunque también existen diversas patologías que causan los síntomas del dolor cervical, en la mayoría de los casos se deben a nuestros malos hábitos.

El dolor cervical, causas y síntomas

Estos síntomas se deben a la inflamación de los músculos del cuello y de la parte dorsal, además tanto el trapecio como el romboide son músculos que se contracturan fácilmente. Aunque también existen diversas patologías que causan los síntomas del dolor cervical, en la mayoría de los casos se deben a nuestros malos hábitos.