Ven a probarnos... ¡GRATIS!
Cada 8 de Septiembre se celebra desde su aprobación en 1965 por parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), el día internacional de la Alfabetización.

Este día busca reconocer la alfabetización como un derecho humano fundamental para el crecimiento individual y social de toda la población mundial, además de reflexionar sobre los avances conseguidos y afrontar futuros desafíos en la lucha contra el analfabetismo. Toda persona debe tener garantizada una educación inclusiva y equitativa de calidad y se deben promover oportunidades de aprendizaje permanente para todos.
La educación es clave en el desarrollo de las personas, las comunidades y de las naciones y es necesario redoblar esfuerzos para erradicar el analfabetismo en el mundo.
Tradicionalmente se ha considerado la alfabetización como un conjunto de competencias relacionadas con la lectura, la escritura y la aritmética aplicadas a un contexto determinado. Se habla de alfabetización básica cuando una persona sabe leer, escribir y las reglas elementales de cálculo, sin embargo, existen millones de analfabetos funcionales, es decir, personas que saben leer y escribir una frase sencilla pero no saben, por ejemplo, rellenar un formulario, comprender e interpretar un artículo de un periódico o usar la aritmética en la vida cotidiana. Por lo tanto, la alfabetización implica además de unas competencias básicas, saber aplicar su uso a la vida cotidiana. No solo basta con saber leer y escribir, la alfabetización básica en una sociedad es un logro importante, pero es la alfabetización funcional la que permite a los individuos desarrollarse en la vida social y económica de esa sociedad.
Actualmente vivimos la era digital con numerosos avances tecnológicos que están transformando lo que tradicionalmente significaba estar alfabetizado, ya que se exige un nuevo nivel de esas competencias, que ahora incluyen el manejo de un ordenador y del mundo digital.
Datos esperanzadores de la UNESCO revelan que el numero de población analfabeta joven se ha reducido en un 25% en las últimas dos décadas. Además, las tasas de analfabetismo en mujeres, marginadas históricamente al acceso de conocimientos, se han logrado igualar en 43 países.
Sin embargo, hoy en día, 750 millones de adultos siguen siendo analfabetos, careciendo incluso de las aptitudes más básicas de lectura, escritura y aritmética, una condición que aumenta las posibilidades de exclusión social y pobreza. Unos 264 millones de niños y jóvenes no reciben educación escolar y además las encuestas internacionales revelan que un porcentaje alarmante de la población adulta y joven de todo el mundo, incluso en países desarrollados, no cuenta con las competencias digitales básicas. La reducción de esta brecha de competencias resulta imprescindible desde el punto de vista de educación y desarrollo.
La alfabetización y la educación son cimientos sobre los que se puede construir un mundo mejor. Las personas alfabetizadas están más capacitadas para elegir y llevar una vida más plena, siendo más libres, trabajadores más productivos e individuos menos expuestos a la miseria y con mayor capacidad de adaptación a nuevas circunstancias.
El desarrollo económico, el progreso social y la libertad de los seres humanos dependen del establecimiento de un nivel básico de alfabetización en todos los países del mundo. Por eso no se deben detener los esfuerzos de los gobiernos y la cooperación internacional, la alfabetización debe de ser una inversión imprescindible.
Las alianzas entre los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado son fundamentales hoy en día para fomentar la alfabetización en un mundo digital.
Desde Gym Retiro Sur queremos citar al pedagogo brasileño Paulo Freire:
”La alfabetización es más, mucho más que leer y escribir, es la habilidad de leer el mundo, es la habilidad de continuar aprendiendo” y este es un buen día para recordarlo.