Ven a probarnos... ¡GRATIS!

En reconocimiento de su popularidad universal, el 11 de diciembre de 2014, las Naciones Unidas proclamaron el 21 de junio como el Día Internacional del Yoga. Esta conmemoración pretende concienciar a la población de los beneficios de esta práctica. Los organizadores creen que el yoga es una contribución directa y útil en la búsqueda de la humanidad por lograr el desarrollo sostenible y avanzar hacia estilos de vida que están en armonía con la naturaleza.
El yoga es una antigua disciplina que se practica en la India desde hace milenios, esta antigua práctica psicofísica actúa en el plano físico, mental, emocional y espiritual del ser humano. La palabra yoga proviene de la raíz sánscrita yuj, que significa yugo o unión, simboliza la unión del cuerpo y la mente.
El objetivo del yoga es crear la unidad entre uno mismo y el mundo exterior, así como solucionar los desajustes internos con el fin de ayudarnos a desarrollar todo nuestro potencial y mantenernos saludables. El yoga es un camino agradable hacia el bienestar de la mente, cuerpo y espíritu, que puede ser practicado por cualquier persona sin importar la edad y fomenta el equilibrio en nuestro organismo.
Existen varias modalidades de yoga y su popularidad crece en el mundo, aunque la más conocida en occidente es el Hatha yoga, que se traduce literalmente del sánscrito como unión a través del esfuerzo voluntario, el Hatha yoga utiliza la disciplina física y las técnicas de respiración para unir cuerpo y mente, abriendo un camino que conduce a la salud física, la estabilidad emocional y el equilibrio mental.
Los beneficios del yoga se recopilan en numerosos escritos, incluyendo los textos sagrados hindúes de las Upanisads y el Bhagavad Gita que datan de 400 y 200 años AC. La práctica contemporánea se basa principalmente en un texto medieval llamado yoga sutras, aforismos del sabio Patanjali.
Desde hace unos 25 años se ha estudiado en occidente como influye la práctica del yoga llegando a concluir que los practicantes de Yoga tienen mayor salud y resistencia física, así como gran dominio sobre las funciones fisiológicas.
El yoga se basa en el correcto funcionamiento del cuerpo y la mente y sus técnicas están dirigidas a desarrollar al máximo todo nuestro potencial físico, mental, espiritual y emocional, desarrollar nuestra salud y vitalidad manteniéndonos en forma.
El estado natural del cuerpo es la salud, todo nuestro cuerpo opera para en caso de algún contratiempo volver a este equilibrio dinámico. Sin embargo, al no prestar atención a nuestro cuerpo y vivir en un ritmo frenético sucede que, a menudo, perdemos la conexión con nuestro cuerpo y abusamos de él, desequilibrándolo mucho y como no estamos acostumbrados a parar, escucharnos y respetarnos, no sentimos que algo va mal hasta que aparece la enfermedad. Muchas enfermedades y la pérdida de vitalidad se deben al desgaste de los sistemas corporales, el yoga puede hacer mucho por nuestra salud ya que contribuye a reequilibrarnos.
Los ejercicios de yoga están destinados a estirar y tonificar todas las partes del cuerpo estimulando la circulación. A nivel muscular las asanas, o posturas del yoga, trabajan sistemáticamente cada conjunto de músculos antagonistas de forma sucesiva, manteniéndolos jóvenes, elásticos y en buen equilibrio. Se estiran y revitalizan lentamente músculos y ligamentos, sin ningún tipo de violencia. Los movimientos lentos y la respiración profunda incrementan el aporte de oxígeno y nutrientes a los músculos y al aportar suficiente oxígeno se impide la aparición de ácido láctico y las molestas agujetas.
Las posturas del yoga nos aportan una gran flexibilidad a nuestros músculos, articulaciones y columna vertebral, devolviéndonos y mejorando la movilidad.
Además las asanas masajean los órganos vitales y estimulan los músculos del sistema digestivo, intensificando los movimientos peristálticos. Actúan lenta y suavemente sobre los tejidos estrujándolos y liberando toxinas y desechos, y después dejan que se estiren permitiendo que circulen las sustancias nutritivas revitalizantes.
Las asanas también estiran y tonifican todos los nervios periféricos y las raíces nerviosas de la columna vertebral, liberando a los nervios de presiones y ayudando a reforzarlos. Además masajean y estimulan todas las glándulas endocrinas. Un sistema nervioso y endocrino sano, garantiza una respuesta positiva ante el estrés.
La respiración profunda y rítmica es clave y es fuente de salud a todos los niveles, físico y emocional. Con la práctica frecuente de yoga uno aprende a concentrarse y llevar una respiración lenta y profunda, eliminando hábitos respiratorios erróneos adquiridos, relacionados con la ansiedad y el ritmo de vida acelerado, calmar el desorden de nuestros pensamientos nos ayuda a controlar nuestros estados emocionales e impulsos.
La práctica regular del yoga crea armonía entre la mente y el cuerpo, nos ayuda a conocernos a nosotros mismos y nos pone en una disposición mental adecuada para el trabajo, desarrolla la sensibilidad y el poder de concentración y nos predispone a relacionarnos de una manera más respetuosa con nuestro entorno.
¡En GYM Retiro Sur creemos en tu potencial!
¡Namaste!