Ven a probarnos... ¡GRATIS!

El 12 de junio se celebra el día mundial del trabajo infantil y desde GYM Retiro Sur queremos  participar con un pequeño post.

Lo primero a considerar es qué se considera trabajo infantil y qué no. Por lo general, la participación de los niños o los adolescentes en trabajos que no atentan contra su salud y su desarrollo personal ni interfieren con su escolarización se considera positiva. Entre otras actividades, cabe citar la ayuda que prestan a sus padres en el hogar, la colaboración en un negocio familiar o las tareas que realizan fuera del horario escolar o durante las vacaciones para ganar dinero de bolsillo. Este tipo de actividades son provechosas para el desarrollo de los pequeños y el bienestar de la familia; les proporcionan calificaciones y experiencia, y les ayuda a prepararse para ser miembros productivos de la sociedad en la edad adulta.

El término “trabajo infantil” suele definirse como todo trabajo que priva a los niños de su niñez, su potencial y su dignidad, y que es perjudicial para su desarrollo físico y psicológico.

En las formas más extremas de trabajo infantil, los niños son sometidos a situaciones de esclavitud, separados de su familia, expuestos a graves peligros y enfermedades y/o abandonados a su suerte en la calle de grandes ciudades (con frecuencia a una edad muy temprana). Cuándo calificar o no de “trabajo infantil” a una actividad específica dependerá de la edad del niño/a, el tipo de trabajo en cuestión y la cantidad de horas que le dedica, las condiciones en que lo realiza, y los objetivos que persigue cada país.

Se calcula que 246 millones de niños y niñas son víctimas del trabajo infantil. Cerca de un 70% (171 millones) de ellos trabajan en condiciones peligrosas, que incluyen la minería, labores agrícolas con productos sometidos a químicos y pesticidas, o el manejo de maquinaria peligrosa.

Los principales sectores en los que trabajan son los siguientes:

El sector de la agricultura, que comprende las actividades de la agricultura, la caza, la silvicultura y la pesca.
El sector de la industria, que comprende las minas y canteras, la manufactura, la construcción, y los servicios públicos (electricidad, gas y agua).
El sector de los servicios, que comprende el comercio al por mayor y al por menor; los restaurantes y hoteles; el transporte, almacenamiento y comunicaciones; sectores de la finanza y los seguros; los servicios inmobiliarios, a empresas y comunidades; así como los servicios sociales a las personas.

En cuanto a la distribución geográfica encontramos que:

  • la región de Asia y el Pacífico alberga el mayor número de niños/as trabajadores en el grupo de edad de 5 a 14 años, 127,3 millones en total (19% de los niños y niñas que trabajan en la región);
  • en África subsahariana hay alrededor de 48 millones de niños que trabajan. Casi uno de cada tres menores de 15 años (29%) es activo económicamente;
  • en América Latina y el Caribe hay aproximadamente 17,4 niños/as trabajadores (un 16% de la región trabajan);
  • un 15% de los niños/as de Oriente Medio y África del Norte trabajan;
  • aproximadamente entre 2,5 millones y 2,4 millones de niños y niñas trabajan en las economías desarrolladas y en transición,respectivamente.

Desde GYM Retiro Sur queremos contribuir a que estas cifras y este comportamiento abusivo sea conocido y asumido con el fin de que las instituciones tomen cartas en el asunto y las personas seamos más solidarias.