Ven a probarnos... ¡GRATIS!

Realizar actividades deportivas en familia puede ser una de las mejores maneras de aprovechar nuestro tiempo de ocio de forma saludable, divertida y bien compartida.

Cuando hay niños pequeños hacer deporte juntos sirve de ejemplo para que lo incorporen de forma natural a su rutina y así  aprendan hábitos de vida saludables y todo hábito adquirido en la infancia se adhiere a la personalidad y se suele mantener a largo plazo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los niños deben de realizar actividades físicas diariamente, se les inculcará un conjunto de hábitos que formaran su personalidad y protegerán su salud. Los niños siempre tienen un gran caudal de energía y nada mejor que canalizarla a través del deporte. Se mejora el funcionamiento del sistema respiratorio, sistema circulatorio y sistema óseo, además facilita el buen funcionamiento de los distintos órganos. Es la forma de prevenir el sobrepeso y la obesidad y mejora la calidad del sueño.

Pero la práctica de deporte en familia no solo tiene beneficios a nivel físico sino también importantes aportes psicológicos, ya que en el cuerpo y la mente forman un todo y ambas dimensiones se complementan y se retroalimentan.

Practicar deporte en familia a nivel psicológico ayuda a liberar la tensión y el nerviosismo que acumulamos en actividades cotidianas, contribuye en la formación de una personalidad más disciplinada y aumenta la tolerancia a la frustración. También ayuda a aprender a proponerse metas y adquirir capacidad de esfuerzo y afán de superación.

Emocionalmente el deporte en familia promueve la autoestima, si los más pequeños sienten que sus padres les dedican tiempo tendrán mas confianza, el deporte se transforma en juego y diversión y es una forma ideal de compartir. La presencia de los padres en la práctica deportiva hace que esta tenga también un componente afectivo, pero no solo para los niños, la práctica deportiva se refleja en una mayor calidad emocional para cada miembro de la familia, ya que el cerebro libera endorfinas incrementándose la sensación de bienestar y apego. Además ayuda a canalizar los conflictos familiares y se desarrolla un mejor estado de ánimo colectivo.

Por otro lado favoreceremos la afectividad familiar compartiendo nuestras aficiones, incrementaremos la energía y vitalidad así como la seguridad en nosotros mismos.

Por último el deporte en familia a nivel social incrementa las habilidades de integración, enseña respeto por los demás y por las “reglas del juego”, que representan las reglas de convivencia en sociedad.

¡¡En Gym Retiro Sur nos sentimos como en familia y nos encanta que vengas con los tuyos a disfrutar!!